Alcohol y jóvenes

Alcohol y jóvenes

Efecto de abuso del alcohol en jóvenes

Los efectos del alcohol en los jóvenes son principalemnte cognitivos y no tienen por qué darse cuando existe  na dependencia del alcohol, sino que son efectos a producir desde el principio del consumo. Esto se debe a que el cerebro de la gente joven está en desarrollo y metaboliza peor el alcohol, con lo que se es más vulnerable a sus efectos.

El alcohol afecta a las zona del cerebro encargadas de la memoria, del aprendizaje y de ciertos rasgos de la personalidad. Eso tiene consecuencias, a parte de las consecuencias físicas, psicológicas y sociales que conlleva el alcohol en cualquier etapa de la vida, sobre todo en los jóvenes, va a tener consecuencias de deterioro cognitivo.

Deterioro cognitivo

El alcohol afecta a esa zona del cerebro, pero cuanto antes comienza el consumo, más inmaduro está el cerebro y la capacidad de poder metabolizar el alcohol es menor. La misma cantidad de alcohol daña más a un cerebro menos desarrollado.

¿Son consecuencias irreversibles?

Las consecuencias son irreversibles si se produce un consumo continuado, a parte, uno de los factores que más va determinar los efectos negativos que va a tener esa persona a lo largo de su vida, relacionados con el alcohol, es la edad de inicio. Cuanto antes se comienza el consumo de alcohol más probabilidades se va a tener de padecer efectos adversos relacionados con el alcohol de todo tipo, tanto físicos (problemas hepáticos, cardiacos, accidentes de tráfico, de suicidio…). 

El alcohol puede producir daños psicológicos graves

Si en dosis reducidas el alcohol puede llegar a ser un estimulante del sistema nervioso central, produciendo desinhibiciones, risa fácil, etc… en cantidades excesivas se comporta como lo que realmente es: un depresor del sistema nervioso.  Lo cual conlleva una pérdida progresiva del dominio personal y del sentido de la realidad. Además de malestares físicos como cefaleas, sudoración excesiva, náuseas y vómitos, temblores, fiebre, taquicardias, etc.

En el plano estrictamente psicológico, el alcohol produce alteraciones de la personalidad y el carácter; cuadros de ansiedad y estados anímicos depresivos; deterioro intelectual; comportamientos disfuncionales e inestabilidad afectiva. Lo que, sin duda, generará un estado permanente de gran vulnerabilidad psicológica y emocional.

Y los consumos de atracón?

Los consumos de atracón son más dañinos porque implican que grandes cantidades del agente tóxico alcancen el cerebro y permanezcan en él hasta que el hígado complete su metabolización. Estas ingestas masivas conllevan que cantidades muy significativas de alcohol permanezcan en el organismo, y por ello en el cerebro, durante horas, lo que produe un daño directo.

Efectos inmediatos

Los efectos más inmediatos del consumo, los que se dan más a corto plazo son los efectos que van relacionados con la embriaguez, con las borracheras. Esos momentos de embriaguez están asociados a efectos como el coma, intentos de suicidio, aumento del riesgo embarazos no deseados, de contraer una enfermedad de transmisión sexual, de sufrir un episodio de violencia, de tener un accidente de tráfico, esos serían los efectos a más corto plazo.

Otros problemas que provoca el alcohol en la población en general

Los problemas cognitivos y mentales son los que más afectan, pero en general las consecuencias del alcohol son físicas, psíquicas y sociales.

Las físicas son enfermedades del corazón que están muy relacionadas, como la hipertensión, las arritmias, ciertas cardiopatías, enfermedades del hígado, úlcera gastroduodenal y funciones sexuales y también el aumento de probabilidades de sufrir varios tipos de cáncer.

Dentro de las competencias de salud psíquicas, la gente que consume alcohol tiene un mayor riesgo de sufrir depresiones, ansiedad y psicosis.

En las consecuencias de salud sociales, sobre todo se ve afectado el entorno cercano, porque se va a producir un incremento de los problemas personales, de los problemas familiares o laborales que conlleva la situación.